Feliz día de reposo para el Señor - mensajes del evangelio de la Palabra de Dios


Feliz Sábado Feliz día de reposo para el Señor Acuérdate del sábado Sábado del Señor Usted está escuchando a su Señor? La elección es nuestra Que está escuchando la voz de quién?



13 Cuando Jesús entró en la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que el Hijo del hombre? 14 Y ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista, Elías y otros, Jeremías o uno de otros de los profetas. 15 Pero vosotros, les dijo: ¿quién decís que soy yo? 16 Le respondió Simón Pedro: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Jesús le dijo: Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque carne y sangre no te lo reveló, sino mi Padre que está en los cielos.

21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que era necesario que fuera a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, y ser muerto, y resucite al tercer día. 22 Entonces Pedro le tomó aparte y comenzó a reprenderlo, diciendo: Dios, ten misericordia de ti, Señor: no se a ti. 23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás, que se convirtió en mi delito, ya que no está pensando en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

Mateo 16:13 al 17 y 21 a 23

En este pasaje podemos ver que el bienaventurado apóstol Pedro recibió una revelación del Espíritu Santo de Dios el Señor en cuanto a quién era en verdad el Señor Jesucristo.

Una persona sólo puede recibir una revelación de Dios si Él mora en el Espíritu Santo de Dios. Por lo tanto podemos decir que en el momento de la revelación de que el apóstol Pedro recibió de Dios estaba lleno del Espíritu de Dios y en ese estado, dijo:

Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Mateo 16:16

Y fue el mismo Señor Jesús quien reveló lo siguiente:

Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque carne y sangre no te lo reveló, sino mi Padre que está en los cielos. Mateo 16:17

Sin embargo, aun cuando el bienaventurado apóstol Pedro, lleno del Espíritu de Dios, incluso con un corazón lleno de amor y de fidelidad al Señor y caminar todavía, día tras día en comunión con el Señor Jesús, no era para él una garantía permanente de que no sería atacado por el enemigo persistente de Dios.

Es increíble la condición humana. Podemos ser un gran momento de comunión con el Señor, podemos estar en infinitas bendiciones del Espíritu Santo y nacidos de Dios y en un abrir y cerrar de ojos, mover la condición de la condición bendita y bendecida por un simple y dominado por las cosas pecaminosas el padre del mal y del pecado.

¿Por qué estamos sometidos a esto?

Debido a que somos desobedientes. Porque no lo somos. ¿Por qué no escuchamos la voz de nuestro Dios.

Cuando el apóstol Pedro estaba dispuesto a poner sus puntos de vista, intereses y pensamientos en vez de la palabra de nuestro Señor Jesucristo que abiu las puertas de su corazón a la acción y las obras del mal.

Tomemos un ejemplo muy práctico y corriente:

Vamos a escuchar esta maravillosa palabra de nuestro Dios:

Acuérdate del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás todas tus labores: mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios. En ese día no harás ningún trabajo, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar y todo en ellos, y descansó el séptimo día: por tanto Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

Éxodo 20:4

Es interesante notar la palabra inicial:

Acuérdate del sábado para santificarlo. Éxodo 20:4

¿Fue por casualidad que nuestro Dios tiene la palabra de esa manera. Por supuesto que no! ¿Quién mejor que nuestro Dios que nos conocen y saben a dónde íbamos a caer. Es evidente que como un padre amoroso que es y que nunca se cansó de advertirnos, nos dejó este regalo increíble para que nos bendiga y no errar por falta de advertencia:

Acuérdate del sábado para santificarlo. Éxodo 20:4

Y la gente y lo que hacemos:

No escuchen a nuestro Dios; No obedecen a nuestro Dios; Santificar y guardar el domingo en lugar del sábado, así que cuando nos recuerde que debe guardar algunos días para el Señor; Nosotros preferimos escuchar la voz de nuestros propios intereses; Nosotros preferimos dar más valor de las cosas de la carne de lo que es el espíritu

Lo bueno es que para nosotros decir que amamos a nuestro Dios, hacemos un buen trabajo tal, que dar diezmos y ofrendas, ayudamos a esto o aquello, que generan muchos puestos de trabajo, muchos que lo hacen y no sucederá si no se oye no es y no obedecen a ¿qué las enseñanzas y los mandamientos que nuestro Dios nos está diciendo. Ahora! Si siguen siendo contrarias a la Palabra de Dios que nos invita a honrar y santificar el día sábado es el día para él. No estaríamos actuando como el apóstol Pedro actuó? Eso no es lo que pasó ese día?

Ahora! Si estamos actuando como el apóstol Pedro actuó en esa ocasión también vamos a escuchar a nuestro Dios con las mismas palabras que oyó:

23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás, que se convirtió en mi delito, ya que no está pensando en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. Mateo 16:23

Y que el Señor Jesús dijo esto al apóstol Pedro?

Porque él no oyó lo que dijo el Señor. Porque no le dan crédito a las palabras del Señor Jesucristo. Porque prefirió escuchar la voz de tu corazón para escuchar la voz del corazón de su Dios y Creador.

Cuando nos olvidamos de santificar el día sábado el día de reposo no estamos haciendo lo mismo?

La decisión de hoy es la nuestra. Ahora que sabemos la verdad. Vamos a seguir escuchando la voz de nuestro corazón, la voz del mundo y la voz del mal o vamos a escuchar la voz de nuestro Dios de amor:



Acuérdate del sábado para santificarlo. Éxodo 20:4



Amén y gracias a Dios.

VEJA TAMBÉM

PESQUISE AQUI

PESQUISE AQUI

PESQUISAR NESTE BLOG

Carregando...

GRÁTIS - MENSAGENS DE FÉ NO SEU E-MAIL

* * * * *

* * * * *

JUNTE-SE A NÓS NO G+

SIGA-NOS E RECEBA AS NOSSAS ORAÇÕES